CARGANDO

Escribe para buscar

Lo que debes preguntar antes de iniciar un tratamiento

Familia

Lo que debes preguntar antes de iniciar un tratamiento

Compartir

Cuando el médico nos diagnostica una enfermedad, inmediatamente nos indica tratamiento, el cual en ocasiones, puede llegar a ser agresivo.

Debido a los nervios o la angustia del diagnostico, no solemos preguntar al médico cosas importantes sobre el proceso que iniciaremos o cuestionamos otros aspectos que no son tan cruciales.

Adam Cifu, profesor de medicina de la Universidad de Chicago, señala que en la mayoría de los casos, los pacientes suelen hacer preguntas que si bien son importantes, deberían considerarse en segundo plano.

“La gente suele centrarse en preguntas que en realidad deberían hacerse en una segunda instancia. Preguntas del tipo, ¿cómo funciona este tratamiento? o ¿cuáles son los efectos secundarios?”, explica.

Añade que una de las principales preguntas que se deben hacer es “¿debería yo recibir este tratamiento?”, pues muchas veces los medicamentos pueden tener efectos contrarios a los esperados.

Cuando el tratamiento no es adecuado

El especialista indica que muchos de los fármacos que se recetan, no tienen la certeza de que vayan a ser efectivos y que incluso pueden ser dañinos.

En 2013, realizó un estudio que consistió en analizar los trabajos publicados durante 10 años en una revista médica. Como resultado, descubrió que 16 casos habían tenido efectos colaterales en las recomendaciones.

Un ejemplo es la recomendación hecha por la Academia de Pediatría Estadounidense, quien en el año 2000, pedía a las madres no dar maníes ni cacahuates a los bebés hasta que cumplieran tres años, ya que les producía alergia.

Sin embargo, en 2008, se demostró que no las provocaban, sino que al contrario, las prevenían en un 80%.

La terapia de reemplazo hormonal que se indicaba a las mujeres en los años 90 para tratar la menopausia, es otro ejemplo.

En este caso se descubrió que era riesgosa para la salud porque aumentaba la probabilidad de enfermedades cardiovasculares, derrames, y cáncer de mama entre otros.

¿Qué preguntar al médico?

Ante esto, Cifu sugiere preguntar lo siguiente cuando el médico indique un nuevo tratamiento.

1.    “¿Qué estudios o datos respaldan su recomendación?”: las investigaciones son la prueba más confiable de la efectividad y seguridad de los tratamientos, sobre todo porque se realizan pruebas de control aleatorio.

2.    “¿Han hecho tests sobre lo que realmente es importante para mí?”: hay que cuestionar si el medicamento ayudará a vivir más y mejor. “No te interesa, por ejemplo, si un medicamento te ayuda con el colesterol, que es un indicador de riesgo de ataques cardíacos. Lo que te interesa es el punto final, los ataques al corazón”, resalta.

3.    “¿Cuán probable es que este tratamiento me ayude?”: para saber esto se requiere del número de pacientes que es necesario tratar (NNT por sus siglas en ingles). Este término de bioestadística determina cuantos pacientes deben ser tratados para que uno de ellos se beneficie, y describe la diferencia entre un tratamiento activo y uno de control o placebo.

“Los mejores tratamientos que suelo ofrecer trabajan en uno de cada 20 pacientes”, explica Cifu.

El especialista añade que en caso de que el médico no acceda a responder las preguntas o no tenga un adecuado diálogo con el paciente, lo mejor es “encuentra a otro médico”.

(Con información de BBC)

Tags:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *