CARGANDO

Escribe para buscar

Para llegar al punto G, debes conocer la vagina

Mejor sexo Sexualidad

Para llegar al punto G, debes conocer la vagina

Compartir

La existencia del punto G, ha sido debatida durante años, ya que mientras algunos especialistas están convencidos de que es real, otros afirman que es un mito, ¿cuál es la realidad?

La Dra. Hilda Hutcherson, ginecóloga de la Universidad de Columbia, explica que sí es real, sólo que no es un punto como tal.

“Es una zona de la vagina que da muchísimo placer a la mujer, pero cambia según cada una”, indica.

Debido a que está en constante movimiento, la mejor forma de encontrarlo es conociendo a detalle la vagina, pues aunque parezca ilógico, muchas personas no conocen sus principales características.

Lo que debes saber de la vagina

El conocimiento que tenga un hombre y la propia mujer de su vagina, es lo que asegurará la mayor parte del éxito de una relación sexual. Por ello, te decimos tres cosas básicas que debes saber.

  • Vagina y vulva no son lo mismo: la vagina es el canal muscular y elástico que conduce al cérvix y al útero, y por donde entra el pene. La vulva es la parte externa de los genitales femeninos. Ésta incluye la vagina, el pubis, los labios mayores y menores, el oficio de la uretra y el clítoris.
  • El clítoris es el centro del placer: contiene 8,000 terminaciones y todo para cumplir la única función de dar placer. Cuando la mujer está excitada, toda la sangre se acumula en este órgano, ocasionando que se hinche y tenga una erección, como sucede con los hombres.
  • Una vagina no lubricada no indica falta de excitación: el problema de lubricación es más frecuente de lo que crees y se da principalmente cuando se termina la menstruación, por tomar anticonceptivos y algunos fármacos. Un lubricante a base de agua, puede facilitar la penetración.

Llegando al punto G

Bien, ya sabes las principales características de la vagina, ahora ¿cómo encuentras el punto G? La Dra. Hutcherson te lo dice.

  1. Aplica lubricante en tus dedos y lentamente introdúcelos en la vagina con la palma hacia arriba.
  2. Extiende tus dedos hasta que llegues al cérvix.
  3. Cuando llegues, saca ligeramente los dedos y masajea la parte superior de la vagina hasta que detectes dónde se genera mayor placer.
  4. Flexiona los dedos en toda esa área.
  5. Aplica presión y ve subiendo la intensidad gradualmente

Ya que hayas provocado gemidos y gritos, sólo déjate llevar y no te preocupes de nada más.

“Cada persona es diferente y cada uno se excitará por cosas distintas. Ahí está la gracia de ser humano. Prueba cosas distintas, ten la mente abierta y aventúrate a descubrir qué les gusta a los dos“, dijo Hutcherson.

(Con información de Huffington Post)

 

 

Tags:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *