CARGANDO

Escribe para buscar

Lanza gobierno ofensiva contra obesidad

obesidad

Lanza gobierno ofensiva contra obesidad

Compartir

Hoy, la Presidencia de la República y la Secretaría de Salud lanzarán una estrategia contra la obesidad con la que pretenden reducir este problema que, junto con el sobrepeso, afecta ya a 7 de cada 10 mexicanos.

Con ello, la dependencia pretende que 2010 sea un parteaguas en materia de obesidad para frenar una tendencia que, de mantenerse, dispararía la morbilidad y mortalidad por diabetes, hipertensión e incluso cáncer.

Y es que aunque durante años se ha considerado a este problema como el mayor reto del sistema de salud, es hasta ahora que el sector salud contará con un presupuesto focalizado para el combate de la obesidad, lo que permitirá la aplicación de la estrategia que se presentará hoy en Los Pinos.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2010, aprobado por la Cámara de Diputados, se etiquetaron 250 millones de pesos para implementar medidas de prevención de la obesidad.

Según el director del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades, Miguel Ángel Lezana, estos recursos se utilizarán principalmente para promover a nivel masivo hábitos saludables, fomentar la actividad física en las escuelas y la atención de este problema en centros de salud especializados.

“Tenemos que ser muy proactivos en la parte de comunicación y actividades de promoción a través de la utilización de los medios. Esto es muy importante porque competimos en circunstancias muy desfavorables con los productos que son obesigénicos, entonces aquí habrá una inversión muy importante en este rubro”, dijo Lezana en entrevista.

De igual forma, se buscará transferir parte de estos recursos a la SEP para que desarrolle programas de actividad física en las escuelas.

Como parte de la estrategia se pretende reforzar a las alrededor de 30 unidades médicas especializadas en enfermedades crónicas y obesidad para que puedan brindar una atención integral al paciente con estos problemas.

“Se requiere, por ejemplo, que en estas unidades tengamos personal perfectamente capacitado para prescribir actividad física a personas que ya sea que están diagnosticadas o que estén en riesgo de diabetes e hipertensión”, apuntó Lezana.

Llaman a mejorar política nutricional

La estrategia para reducir los niveles de obesidad en la población debe ser integral, señaló Eileen Kennedy, decana del Departamento de Nutrición de la Universidad de Tufts, y una de las creadoras de la pirámide de la alimentación.

Agregó que esas acciones se deben basar en la promoción de la actividad física, la disminución de las porciones de comida que se ingieren, beber más agua natural y reducir la cantidad de calorías y grasas en la dieta diaria.

La especialista dijo en entrevista que es necesario que las autoridades de cada país sean responsables de las políticas nutricionales hacia la población, pero ésta también debe involucrarse más y presionar a la industria alimenticia para que mejore la calidad de los productos que ofrece.

Kennedy afirmó que cualquier estrategia debe estar centrada en generar nuevos valores y hábitos en los niños, principalmente en los más pequeños.

Para ello propuso mejorar la calidad de los alimentos que se venden en las escuelas y prohibir por completo la venta de comida “chatarra”, no sólo sugerirlo a los administradores escolares.

“Es muy claro que el mensaje que les estamos mandando a los niños se refleja en la comida que les estás sirviendo. Es como cuando un doctor te dice que no fumes pero él fuma, es decir una cosa pero hacer otra.

“Es muy difícil, porque existe mucha presión de la industria y de los vendedores que colocan esta comida en las escuelas, pero los padres de familia deben exigir en las escuelas lo que quieren para sus niños”, indicó.

La especialista, que estuvo de visita en México, propuso a la empresa Bimbo reducir en 5 por ciento las calorías de sus productos, de tal forma que el consumidor no lo resienta en el sabor, pero sí en su estado de salud.

Además, Kennedy aplicará, junto con el Instituto Nacional de Salud Pública, un programa piloto en Cuernavaca para fomentar la actividad física de los niños antes, durante y después de que salgan de la escuela.
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *