La razón por la que los gatos caen de pie

La estructura física es lo que les permite caer seguros desde grandes alturas...

30/11/2016 4:00
AA

Los gatos son una de las especies de animales favoritas para los humanos debido a su belleza, singularidad, independencia, gracia y sus diferentes cualidades.

En algunas culturas, los gatos son considerados sagrados además de que son los protagonistas de múltiples leyendas y mitos, por ejemplo, que tienen siete vidas, que son mágicos o que son los únicos que pueden caer de pie desde grandes alturas.

El cuerpo del gato

La estructura física que les permite tener una flexibilidad extrema, al grado de dar complicados giros de 180° sin problema, sumado a su ingenio, es lo que genera la creencia de que los gatos tienen siete vidas, pues aunque caigan no sufren grandes daños.

Sin embargo, algo que es cierto es que sí caen sobre cuatro patas y no sufren grandes daños.

La razón es que los gatos poseen 40 huesos más que los humanos, que se encuentran repartidos entre la columna vertebral y su cola. Añadiendo las almohadillas que se encuentran entre las vertebras y que pueden girarse así como contraerse hasta límites inverosímiles, es que pueden caer de pie.

La estrechez del torso es lo que les ayuda a mantener las patas delanteras muy juntas que junto con la cola, les ayuda a mantener el equilibrio.

Cuando alguno de estos mecanismos falla, se activan otros componentes del cuerpo para salvarlos.

¿Qué ayuda a que tengan equilibrio?

En caso de que no tenga control del equilibrio, el líquido que se encuentra en el oído interno, ayuda al gato a percibir cuál es su posición y de qué manera puede volver a su centro para caer de pie.

Dicho líquido circula a través de cinco conductos que a su vez contienen numerosos pelos que al entrar en contacto con el líquido, indican a los gatos que deben moverse.

Es por este líquido que los gatos pueden advertir en cuestión de segundos de qué manera colocar la cabeza, el tronco y las patas para soportar el golpe.

Estas posiciones comienzan con girar el cuello para colocar la cabeza en su altura habitual. Después giran la espina dorsal, las patas delanteras y posteriormente las traseras.

Usan su cuerpo como paracaídas

Cuando un gato está cayendo activa otras partes de su cuerpo para estirar sus cuatro patas y redondear la espalda a modo de un paracaídas. De esta manera se reduce la velocidad.

Una vez en el suelo, los gatos mueven la cabeza para que el líquido regrese a su lugar original.

Si la altura no es muy grande, activarán un reflejo de orientación innato conocido como “enderezamiento”, la cual aparece desde las tres semanas de edad.

Las probabilidades de caer de pie son mayores en grandes alturas que en las pequeñas, pues no se tiene el mismo tiempo para ejecutar los movimientos.

Pese a esa habilidad, los gatos no son inmunes y como otro animal pueden morir en una caída.

(Con información de Mundo de Gatos)


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: