LOADING

Type to search

La mentira, expresión aceptada socialmente

especiales

La mentira, expresión aceptada socialmente

Share

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua, la mentira es “expresión o manifestación contraria a lo que se sabe, se cree o se piensa”, algo que, según Sara Sefchovich, es un acuerdo social, una manifestación aceptada al mentir y aceptar la mentira de los demás.

Sefchovich, miembro del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, se ha dedicado a la investigación de la mentira a lo largo de 15 años, reconociendo que la mentira es parte de la mecánica de la misma sociedad, “un método de funcionamiento, un acuerdo donde todos sabemos que mentimos, que nos mienten y de cualquier modo jugamos a creer. Todos, desde el más pequeño niño, hasta el más encumbrado ser, mentimos en este país, es parte esencial de nuestra cultura”.

Señaló que se miente de diversas formas, y puso como ejemplo cuando, en el hogar, se permite que corra el agua ante una fuga en lugar de llamar al plomero para que la arregle, pero, sin remordimientos, al mismo tiempo, “nos pronunciamos públicamente a favor de la importancia del medio ambiente y de su cuidado”, expresó.

Explicó que en México se han dado dos fenómenos relacionados con la historia, conquista y colonización, y su propia relación con el mundo: “la mentira y la corrupción”, y para entender la primera, es necesario tomar en cuenta sus bases, que son “no definir, no evaluar, improvisar, apostar al azar y no reconocer errores”.

En su libro “País de mentiras”, Sara Sefchovich comparte algunas de las maneras mas comunes para mentir:

  • Prometer
  • Alardear
  • Descalificar
  • Hablar demasiado
  • Dar versiones diferentes
  • No llamar a las cosas por su nombre
  • Usar doble discurso
  • Diluir la responsabilidad
  • Darle nuevos nombres a lo viejo

Relató que el tema le interesó cuando, al comenzar a colaborar con un diario de circulación nacional, descubrió que los datos que se manejaban no coincidían con la realidad.

Para la investigadora, lo que en verdad ocurre es que las miradas de la realidad pasan por un filtro que las embellece o suaviza, o les cambia el sentido; “sobre cualquier tipo de asunto, encontramos ejemplos de declaraciones que pretenden decir la verdad, y quien las emite pretende que se le crea, pero resultan falsas si se les pone a prueba”, enfatizó la investigadora.

Para concluir, Sefchovich indicó que para que esto termine es necesario que la sociedad misma se canse de la mentira, algo que debería ser abordado personalmente, sin embargo, para la catedrática, eso es algo a lo que no le ve posibilidades, porque “todos estamos cómodos en ese juego y no parece que alguien lo quiera cambiar”, concluyó. (Fuente: UNAM)

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *