La envidia puede volverte disfuncional

La envidia es un sentimiento común que puede convertirse en un problema cuando...

23/01/2012 8:35
AA
“Detrás de la envidia existe la creencia de que lo que otro tiene no es justo que lo tenga”, dijo en SUMEDICO Radio la psicóloga Grissel Concha, especialista en desarrollo humano. Escucha la entrevista
 
De acuerdo con la especialista, este sentimiento humano es común y pueden sentirlo inclusive los niños, pero lo importante es evitar que la envidia domine otras áreas de nuestra vida. 
 
“La envidia es un sentimiento humano en el que deseamos los bienes que otra persona tiene, ya sean sus logros profesionales, físicos o materiales, sencillamente queremos lo que la otra persona tiene”, señaló la psicóloga. 
 
No obstante, no es tan simple cuando el sentimiento de la envidia impacta diferentes áreas de la vida de la persona, ya que la envidia va sostenida por un pensamiento, “pero si este pensamiento es recurrente y le quita gozo por lo que tenemos en la vida, es importante trabajarlo en cursos o talleres; también, si llega a volver disfuncional a quien siente envidia, provocando que no haya concentración en el trabajo o el estudio, entonces hay que tomar otras acciones”, indicó la terapeuta. 
 
Lo primero que hay que hacer en un caso de envidia, es “validarla, identificar que en verdad hay envidia pero sin sentir culpa por ello, ya que la envidia nace de un deseo y lo más importante es enfocarnos, pero en lugar de querer justo lo que el otro tiene, hay que preguntarse si se quiere tener algo igual y qué recursos se tienen para conseguirlo, porque lo que distorsiona a la envidia es que solamente te hará sentir bien justo el objeto que tiene la otra persona y eso nos lleva a restar atención en nuestros logros y lo que tenemos”, abundó la especialista. 
 
Tratamiento
 
Para tratar un problema de envidia hay diferentes especialistas, pero se trabaja bien al respecto con psicoterapia humanista.
 
“Hay talleres o cursos vivenciales donde se trabajan celos y envidia, que no son lo mismo, por ejemplo, en los celos yo quiero la relación amorosa que tiene la persona, el objeto amoroso se desea, pero en la envidia se orienta hacia sus logros y aspectos físicos, pero no quiero lo que el otro ama. Cuando la envidia no se maneja existen deseos de destruir el objeto que el otro tiene, en ese sentido, la envidia es más agresiva”, señaló. 
 
Más que tratarse de una enfermedad, señaló la especialista Grissel Concha, la envidia es un síntoma cuando se pasa por una crisis severa, pero en sí misma la envidia es un sentimiento. 
 
Finalmente, la experta señaló que es importante prestar atención cuando la envidia es recurrente, si se habla de aquello que se envidia durante todo el día, porque el sentimiento comienza a afectar de diferente forma.
 

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: