CARGANDO

Escribe para buscar

Importante realizarse prueba de hepatitis

especiales

Importante realizarse prueba de hepatitis

Compartir

Hasta el momento se han reconocido distintos tipos del virus de la hepatitis como A, B, C, D, E y G, aunque hay otros en estudio, pero aún no han sido clasificados, dijo en SUMEDICO Radio la doctora Edith Flores, médico internista adscrita a la Unidad de Medicina Interna del Hospital Juárez de México, quien señaló también que es importante prestar atención especial a la hepatitis. 

Esto durante el Día Mundial de la Hepatitis, que se conmemoró el 28 de julio de este año, y cuyo lema fue: “Esto es la hepatitis… Conócela. Afróntala”.

Explicó que la hepatitis es la inflamación del hígado, la cual tiene diversas causas, la mayoría infecciosas, pero también otras relacionadas con parásitos, el consumo de algunos medicamentos, especialmente aquellos dirigidos a enfermedades autoinmunes como artritis reumatoide, así como el uso de esteroides, algunos estrógenos, el consumo excesivo de alcohol y, recientemente, a causa de la obesidad.

También señaló que otra causa puede ser la esteatosis hepática no alcohólica relacionada con padecimientos metabólicos como diabetes, niveles de triglicéridos y colesterol altos que pueden derivar en cirrosis hepática.

Entre los principales tipos de hepatitis en México se encuentran A y E, sobre todo por contaminación del agua, o bien de los alimentos, aunque es muy extraño que el contagio se realice por prácticas sexuales.

“Se trata de infecciones con un inicio agudo, que se incuban entre 10 y 21 días, y provocan malestares generales como dolor de cabeza, fatiga, fiebre, náusea, vómito, diarrea, así como que el paciente puede comenzar a verse amarillo, tanto de la piel como de los ojos y las mucosas de la boca, orinar en color oscuro; aunque se resuelve entre cuatro y seis semanas. Generalmente es un curso benigno, ya que con tratamiento se recupera el hígado y el paciente crea inmunidad”, explicó la doctora.

Respecto a la hepatitis B, existe riesgo de transmisión por contacto sexual o de transfusiones de sangre contaminada. El periodo de incubación es de tres semanas, inclusive más, llegando a los tres meses, no presenta manifestaciones como adoptar tonalidades amarillas y el curso de recuperación puede durar hasta siete meses, por ello, la doctora señaló que es importante que se le dé seguimiento con ultrasonido así como pruebas de función hepática, ya que el virus puede volverse crónico y recurrente, hasta provocar fibrosis.

Por su parte, Lucía Brown, directora de nuevos proyectos de FundHepa (Fundación para la salud Hepática, señaló la importancia de informar a la comunidad todo lo referente a la hepatitis y otras enfermedades del hígado.

“Lo que hacemos en la fundación, que es una organización sin fines de lucro, es trabajar en cinco áreas: educa, orienta, investiga, trasplanta y vacuna”, señaló, e invitó a las personas a ingresar a la página electrónica de FundHepa, para hallar ahí todo lo que quieran saber al respecto.

Reveló que hay un programa que se llama “Orienta”, cuya finalidad es, en efecto, saber orientar a las personas que se ponen en contacto con la fundación sobre diagnósticos, tratamientos a dónde acudir, “porque la gente no tiene mucha conciencia de lo que se habla” cuando se hace referencia a la hepatitis.

También cuentan con los programas Investiga, dirigido a fomentar la investigación; y Trasplanta, por medio del cual se ayuda a niños, jóvenes y adultos con su medicamento inmunosupresor después de un trasplante de hígado, explicó.

Señaló que las hepatitis A y B no deberían existir ya en el país, ya que existen vacunas para ambas enfermedades, por ello, señaló la importancia de “hacerse la prueba de la hepatitis, porque entonces se tendrá un mejor tratamiento”.

Sobre la hepatitis C, Lucía Brown señaló que es necesario que se realicen una prueba de diagnóstico quienes tuvieron una transfusión antes de 1993.

¿Cuándo se necesita un trasplante?
La doctora Edith Flores explicó que tras realizarse la prueba es importante dar tratamientos para frenar la enfermedad y evitar que se llegue a cirrosis.

“Es común ver pacientes con edema, que están hinchados, que tienen venas saltadas en el abdomen, sangrados, várices en el estómago, y el hígado no depura las toxinas”, no obstante, señaló que siempre se proponen otras alternativas de tratamiento.

Además señaló que los pacientes candidatos a trasplante son bien seleccionados, pasan por valoraciones para saber si no tienen otros tipos de hepatitis, otras infecciones, que serán responsables del tratamiento y que tengan una expectativa a futuro.

En cuanto a las edades en que más se presenta la hepatitis, la especialista señaló que las virales, como A y E, se dan en niños y jóvenes; B y C, se ven en personas entre 40 y 45 años, con infección por virus y que comienzan a tener daño hepático.

En cuanto a medidas de prevención, la doctora sugirió seguir reglas básicas como:

  • Aseo de las manos antes de comer
  • Tomar agua hervida
  • Comer en sitios higiénicos

Y señaló que los principales síntomas y señales de alarma que deben tomarse en cuenta, son:

  • Fatiga
  • Fiebre
  • Náusea
  • Vómito
  • Dolor abdominal del lado derecho
  • Ojos amarillos
  • Orina oscura
  • Heces blancas

Finalmente, Lucía Brown, de FundHepa, pidió hacerse la prueba de detección de hepatitis, no esperar, ya que no se trata de una prueba muy cara; además refirió que es muy rápida y puede realizarse en cualquier laboratorio.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *