CARGANDO

Escribe para buscar

Hospital con cooperación pública y privada

especiales

Hospital con cooperación pública y privada

Compartir

El Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío, en la ciudad de León, Guanajuato, el cual fue construido bajo el esquema de Participación Público-Privada, es un ejemplo de la manera como deberán hacerse las inversiones futuras en América Latina para atender la amplia demanda de infraestructura en salud, afirmó a SUMEDICO Peter Stevenson, especialista en financiamiento estructurado del Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

El experto en financiamiento para el desarrollo expuso el modelo del hospital de León después del encuentro PPPAmericas 2011, que se realizó en Guanajuato.

Este hospital fue construido y puesto en marcha en 15 meses, ofrece servicios médicos en 27 especialidades médicas para pacientes de seis estados del centro del país, cuenta con un total de 184 camas, en una superficie de dos hectáreas y media (25 mil metros cuadrados).

Según este modelo, un inversionista privado es responsable del diseño, construcción, equipamiento, financiamiento, mantenimiento y gestión de servicios no asistenciales del hospital por un plazo de 25 años, mientras que la Secretaría de Salud es responsable de la organización de los servicios médicos y de la contratación y capacitación del personal de médicos y enfermeras.

Este hospital fue presentado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como un modelo con posibilidades de replicación en otras naciones de Latinoamérica. También se dio a conocer otro proyecto mexicano llamado “Puerta de Hierro”, que está construyendo hospitales en Tepic, Nayarit y en Guadalajara, Jalisco.

El futuro de los sistemas de salud es una preocupación grande en todos los países del mundo, debido a que la población del mundo ha crecido, pero también el número de personas que viven más de 60 años, con lo cual se están analizando modelos que eviten la quiebra de las economías nacionales por mal manejo de sus planes de salud.

“Cuando se habla de la participación privada en salud, en la sociedad se levantan dudas sobre cuál es el rol adecuado de las empresas en salud y cuánta ganancia debería sacar de un servicio social. A su vez, los bancos privados ven un riesgo político a largo plazo, en el que un cambio de orientación política de un país pudiera rechazar el esquema de colaboración público-privada. Mediar entre esas dos visiones de riesgo ha sido la labor del BID en estos años y es como se han construido estos hospitales en Brasil, Chile y México y como se busca asegurar su operación en los próximos 25 años y replicar el modelo”, concluye Peter Stevenson.

México, Chile y Brasil

Para construir hospitales en zonas pobres, con infraestructura para atender hasta 29 especialidades médicas, Brasil, Chile y México han comenzado a probar un nuevo modelo, en el que empresarios privados hacen una fuerte inversión inicial para levantar los edificios y comprar equipos de laboratorio, mientras que el gobierno aporta los médicos y enfermeras y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) funciona como aval para ambas partes, de modo que los inversionistas recuperen su inversión en 25 años y que el gobierno no tenga que pagar sumas exageradas de dinero por el apoyo de los empresarios.

De acuerdo con Peter Stevenson, el BID ha participado en la construcción de hospitales en Guanajuato, Jalisco y Nayarit, y hay otros proyectos en el Estado de México.

El paciente que puede acudir a esos hospitales puede ser de dos tipos, un paciente que tiene algún tipo de seguridad social -como IMSS, ISSSTE o Seguro Popular- y en este caso el gobierno paga el costo de su atención, pero también puede ser un paciente que no tiene seguridad social y en ese caso él paga su servicio médico.

El BID afirma que con este modelo se construirán hospitales en zonas de alta demanda donde ni el gobierno ni las empresas pueden invertir solos porque se requiere mucho dinero para edificios y equipos, sin que los pacientes puedan pagar precios suficientes para recuperar rápidamente la inversión. 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *