¿Haces ejercicio y no bajas de peso?

Las personas que no están acostumbradas al deporte o las que están realizando...

02/12/2016 9:30
AA

Si el resto de tus rutinas no son las adecuadas es más que probable que tus esfuerzos con respecto al ejercicio no den los resultados esperados.

Hacer ejercicio para bajar de peso es, sin duda, la decisión más acertada junto con una mejora de los hábitos alimenticios. No es la primera vez que alguien se ha puesto a hacer ejercicio y no baja de peso. Aunque pueda parece una contradicción, es algo totalmente normal, sobre todo en las primeras semanas.

Esto es algo que desmotiva a muchos e incluso cesan la actividad al creer que no es eficaz. Vamos a ver de manera detallada qué es lo que pasa en tu cuerpo cuando haces ejercicio y no bajas de peso. Incluso se puede dar el caso de subir de peso. Esto sobre todo se da en las primeras semanas de ejercicio y en personas que no están acostumbradas a hacer deporte.

Ejercicio y bajar de peso no siempre van de la mano

Las personas que no están acostumbradas al deporte o las que están realizando una rutina o disciplina nueva suelen tener este problema.

En tu cuerpo suceden varios procesos cuando te estás ejercitando. Por ejemplo, detecta que le faltan elementos para afrontar la rutina y, para ello, crea más tejido muscular.

Además, acumula más energía en forma de glucógeno. Estos cambios hacen que la báscula no descienda. A su vez, el aumento de proteínas retiene agua y eso se traduce en más peso.

Razones por las que no adelgazas aunque te ejercites

  • Si la actividad elegida es demasiado “suave”, si el esfuerzo es leve y si el gasto energético no es suficiente, entonces no podemos pretender bajar de peso en pocas sesiones.

Esto sucede, por ejemplo, con el yoga, el pilates, las caminatas por el parque o pasear al perro alrededor de la manzana.

  • Por otra parte a muchas personas les sucede que, debido al ejercicio físico, tienen más apetito. Esto se debe a que el cuerpo precisa recuperar las energías y calorías que ha perdido durante la rutina.

Si apenas sales del gimnasio te quieres comer todo, quizás el gasto que hiciste en la clase se “tire por la borda” y lo recuperes (o hasta lo superes) con la comida posterior.

Combina la actividad física con una dieta adecuada

Si creemos que con solo hacer deporte es suficiente y que la alimentación no debe cambiar, estamos equivocados.

Si queremos bajar de peso hay varios factores que nos pueden ser de ayuda:

  • Cambiar nuestra dieta (añadir más frutas y verduras, dejar de lado los fritos y azúcares)
  • beber al menos 2 litros de agua al día

¿Por qué no bajas de peso?

Los problemas hormonales pueden ser otro de los motivos por los cuales no adelgazas aunque hagas deporte varias veces a la semana.

En el caso de que también estés llevando una alimentación saludable y no consigas resultados puede que se deba a problemas de la glándula tiroides.

Ciertos desequilibrios en la producción de hormonas pueden impedir la pérdida de peso e incluso hacerte engordar.

Si recién sales del gimnasio, llegas a tu casa y te tumbas en el sofá para mirar televisión, o te duermes una gran siesta, el cuerpo se “relaja demasiado” y en lugar de reducir la grasa, la almacena.

Ten en cuenta que este proceso de adaptación al ejercicio puede durar incluso un mes, por eso digo que la motivación y la paciencia son muy importantes. Y también ir poco a poco aumentando la intensidad o duración de las sesiones de ejercicio, ya que nuestro cuerpo se hará más eficiente y no gastará las mismas calorías cuando se adapta a un tipo de ejercicio.

(Con información de Mejor con Salud).


Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: