Explica especialista padecimiento de EPN

Únicamente el 6% de los nódulos de la glándula tiroides que se analizan llega...

25/07/2013 4:20
AA
Luego de que la presidencia de la República diera a conocer que el próximo miércoles 31 de julio, Enrique Peña Nieto se someterá a una cirugía para retirarle un nódulo tiroideo, SUMEDICO consultó a un especialista que explica por qué aparecen este tipo de tumores, su riesgo y tratamientos. 
 
¿Qué es un nódulo tiroideo?
Un nódulo tiroideo es un crecimiento anormal que se gesta en una de las “alas” de la glándula tiroides, la cual tiene la forma de una mariposa, y para conocer su condición, o “sus intenciones” es necesario realizar una biopsia, señaló a SUMEDICO el doctor Luis Hurtado López (*), jefe de cirugía del Hospital General de México. 
 

“La glándula tiroides es muy importante para el organismo, es una glándula muy pequeñita, con forma de mariposa, que se ubica en la parte baja de nuestro cuello, y está relacionada con la producción de hormonas tiroideas que son como la gasolina para las células del cuerpo”, explicó el médico, quien abundó además que, en realidad, no existen factores conocidos para el desarrollo de un tumor en la glándula tiroides.
 
De acuerdo con el experto, esto no quiere decir que dichos factores no existan sino que aún no se conocen, ni siquiera a nivel internacional, es por ello que la ciencia médica se ha concentrado en el diagnóstico y las técnicas para determinar si el nódulo es benigno o malingo.
 
Sintomatología
En México, el promedio desde la primera manifestación, que es la aparición de una bolita en el cuello, hasta el diagnóstico de un posible cáncer, pueden llegar a transcurrir hasta  dos años y medio, “algo que te permite atacarlo con buen tiempo”, señaló el médico.
 
La única manifestación de un nódulo tiroideo es su simple presencia, ya que no hay mayores síntomas, y en muchos casos es la misma familia del paciente quien descubre la protuberancia al momento de ver comer a su familiar, ya que dicha bolita “tiene juego, sube y baja cuando la gente deglute la comida. Es en ese momento que se descubre, o bien cuando el paciente acude a un check up”, explicó.  
 
En el valle de México, la prevalencia se aproxima al 1.4% de nódulos palpables, de acuerdo con el único estudio nacional con el que se cuenta, y de este porcentaje, sólo el 6% llega a ser considerado como cáncer, mientras que el 94% de los nódulos analizados son benignos. Esto es, aproximadamente, un nódulo tiroideo por cada 100 personas, señaló el doctor Hurtado.
 
También explicó que este tipo de nódulos pueden aparecer en cualquier momento, pero se manifiestan en su mayoría a partir de la tercera y cuarta década de vida.
 
“Hay que entender que un nódulo es la manifestación clínica de algunas enfermedades tiroideas como nódulos funcionales o hiperplásicos, bocio coloide, tiroiditis de Hashimoto, bocio adenomatoso, carcinoma papilar de tiroides, carcinoma folicular de tiroides, o carcinoma medular de tiroides; no obstante, sólo el 6% de éstos pueden ser cáncer, ya que la gran mayoría son enfermedades benignas, y en ocasiones no hay que hacer nada más que observarlos distancia, es por ello que hay que estudiarlo a través de una biopsia por aspiración, para conocer su naturaleza”, indicó.
 
La biopsia, no obstante, tiene tres probabilidades de resultados: benigno, maligno o indefinido, explicó el doctor Hurtado, y en estos casos hay tres maneras de proceder:
  • Si el nódulo es benigno y pequeño solamente se observa su comportamiento y no se le retira ni se aplica tratamiento.
  • Si el nódulo es maligno, se realiza una cirugía para extraer la glándula y los ganglios comprometidos, y la posterior aplicación de yodo radiactivo, así como tratamiento hormonal.
  • Si el resultado es indefinido, se repite la biopsia o se recurre a un gamagrama con mibi, el cual generalmente deriva a los pacientes a un estado benigno; o bien se realiza una cirugía diagnóstica.
Buen pronóstico
El doctor explicó que cuando se trata a tiempo y correctamente un nódulo tiroideo, el pronóstico de curación es exitoso hasta un 97%.
 
“Siempre existe un riesgo de recaída, no obstante, este tipo de tumor tiene un desarrollo muy lento que un evento así podría verse hasta 20 o 40 años después, es decir que no es inmediato, esto nos permite ganarle la carrera, ser agresivos contra él, y si haces bien las cosas entonces puedes curarlo”, señaló, y explicó que aún con metástasis es posible curarlo.
 
El 3% restante
Sin embargo, ese 3% que compone la ventana de error tras el diagnóstico y el tratamiento, puede ser cubierto por pacientes cuyo nódulo no sólo ha progresado sino ha modificado su estructura y es imposible controlarlo, “recurre, y finalmente, un 10% de ese 3% puede fallecer, pero eso es algo que llega a tomar hasta dos décadas”, enfatizó.
 
Finalmente, refirió que si bien podría parecer que la prevalencia en México es mayor, lo cierto es que se trata solamente de la consecuencia de contar con métodos cada vez más efectivos y accesibles, como el ultrasonido.
 
“Antes no se realizaban ultrasonidos para cuello, y ahora la mayoría de los médicos rastrean el cuello  y llegan a detectar nódulos que ni siquiera son palpables; se hace la biopsia, se descubre la intención del nódulo y se aplica el tratamiento, así de sencillo”, concluyó.
 
En un comunicado, la oficina de la Presidencia informó que la cirugía del presidente Enrique Peña Nieto se ha programado para tener una duración de una hora con treinta minutos, la cual se realizará en el Hospital Central Militar de la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena).
 
También dieron a conocer que el presidente tendrá un periodo de recuperación de cuatro días en la residencia oficial de Los Pinos.
 

(*) Dr. Luis Mauricio Hurtado López
Jefe de Cirugía del Hospital General de México y de la Clínica de la Tiroides
hurtado@clinicadetiroides.com.mx

Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: