CARGANDO

Escribe para buscar

El estrés también puede afectar la salud de animales

especiales

El estrés también puede afectar la salud de animales

Compartir

Un mal control de estrés también puede afectar a los animales domésticos o que viven en cautiverio, una situación que puede derivar en afectaciones de su sistema inmunológico, así como provocar un descenso en la tasa de fertilidad, entre otros problemas patológicos, señaló Marta Romano Pardo, científica del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

La experta señaló que los animales que se deprimen tienen manifestaciones como pérdida de apetito, alejamiento, agresividad, o actitudes patológicas como lamerse una pata constantemente, hasta provocar una infección.

La investigadora, junto con el Departamento de Etología y Fauna Silvestre de la Facultad de Veterinaria de la UNAM, y el Instituto de Neuroetología de la Universidad Veracruzana, ha desarrollado una investigación de las manifestaciones de estrés en animales en cautiverio como delfines, felinos, lobos y primates.

Este tipo de medición se consigue por medio del análisis de las hormonas relacionadas con el estrés: cortisol y corticosterona, tanto en las heces como en la orina y la saliva de los animales, de esta manera, como señalaron los investigadores, se evita tener que perseguirlos.

Romano Pardo explicó también que esta investigación es necesaria debido a que se esperan las mejores condiciones de los animales en cautiverio, cuya función es estar ahí para que los conozca la gente, no obstante, reconoció que en algunos zoológicos existen animales que han sufrido maltrato o que se encuentran en peligro de extinción.

Explicó que una de las medidas para que los animales en cautiverio estén a gusto, es acondicionar su lugar de forma ambiental, con recursos naturales y guaridas por si desean ocultarse de la gente y el ruido, aunque reconoció que con el simple hecho de llegar a un zoológico se experimenta estrés, por ser un sitio desconocido en donde tienen que interactuar y hasta batallar con animales de otras o su misma especie.

La investigadora explicó que, así como los seres humanos, los animales deben enfrentar situaciones de estrés que, de no resolverse, pueden comenzar a afectar su salud, por ello, señaló que es importante que la gente comprenda que “los animales también se estresan”, que los afecta el ruido y que les lancen alimento que no es el acostumbrado, algo que también podría provocarles un daño estomacal.

“La mayoría de los animales les tiene miedo al público pero para otros representa un enriquecimiento ambiental. Es difícil determinar si los animales en cautiverio se estresan más que los de vida silvestre, esto depende de muchos factores”, concluyó la investigadora. (Fuente: Cinvestav)

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *