CARGANDO

Escribe para buscar

Ejercicio en verano, toma precauciones

buenavida

Ejercicio en verano, toma precauciones

Compartir
Es en verano cuando se suele tener más tiempo para dedicarlo a hacer ejercicio, ya sea que sigamos la rutina ya adoptada, que le dediquemos un par de horas más o que iniciemos en la práctica, pero como es una época en la que el calor aumenta se deben tomar ciertas precauciones, especialmente si se acostumbra ejercitarse al aire libre.
 
Son tres los aspectos que debemos tomar en cuenta a la hora de hacer ejercicio: no deshidratarse, evitar las quemaduras por sol y la insolación, explica el doctor Pedro Manonelles, presidente de la Federación Española de Medicina del Deporte.
 
El especialista refiere que debemos saber que entre las 12 del día y las 17 horas es mejor no realizar ejercicio, el mejor horario es muy temprano en la mañana o por la noche. Otro consejo es que al terminar la rutina, se debe dar una vuelta de caminata suave o trote para que el ritmo cardiaco vuelva a la normalidad.
 
En cuanto al tipo de ropa que se debe usar, se recomienda que sea ligera y muy transpirable, que se use gorra para protegerse de la radiación solar y no se debe olvidar el uso de bloqueador solar.
 
La Dra. Nieves Palacios Gil-Antuñaño, jefe de Servicio de Medicina, Endocrinología y Nutrición en el Centro de Medicina del Deporte en España, explica que es posible aclimatar al cuerpo a las temperaturas altas, pero esto puede llevarte entre una y dos semanas. En este aspecto, lo importante es llevar una buena dieta y un plan de hidratación durante todo el día.
 
Al adaptarse al calor, un deportista aumenta la producción de sudor y su temperatura corporal no sube, refiere la especialista, quien agrega que la alimentación también es importante y se debe tomar algún alimento dos horas antes de iniciar la práctica y al finalizarla.
 
El cuerpo estará hidratado no sólo con el agua que se consuma, alimentos como la fruta, verduras, yogurth, mariscos, pollo y pasta hervida, proveen al organismo de líquidos, pero antes de salir a hacer ejercicio se debe beber entre 400 y 600 mililitros de agua, porque ayudará a aumentar la temperatura del cuerpo y a disminuir la percepción de esfuerzo.
 
Durante el ejercicio, se debe beber agua a intervalos, porque el líquido está implicado de forma directa en la refrigeración, aportación de nutrientes a las células de los músculos, la eliminación de sustancias desechables, la lubricación de articulaciones y la regulación de electrolitos en la sangre. (Con información de 20minutos)

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *