Diez consejos para el cuidado de los pies

Aseo, corte de uñas y vigilancia periódica de lunares y coloración nos ayudan...

17/01/2012 9:07
AA

Muchas veces deseamos tener pies lindos, suaves, libres de durezas, asperezas y bien hidratados, pero ¿cómo lograrlo sin necesidad de invertir mucho dinero en cremas especializadas y pedicuristas o tratamientos de belleza cada dos días?, todo esto lo resume en 10 consejos, para SUMEDICO la dermatóloga Claudia Andrea Yáñez Jacques.

1. Aseo: El aseo es un punto fundamental para el cuidado de los pies, con aseo diario de los mismos, al igual que en las áreas intertriginosas (es decir el espacio entre los dedos de los pies) con agua tibia y jabón, se puede friccionar algunas áreas de los pies en forma suave con materiales adecuados pero no de forma excesiva.

Al terminar el aseo de los mismos es muy importante secarlos, principalmente en las áreas entre los dedos de los pies. Para las personas con sobre peso es posible que no se alcancen a secar en forma adecuada por lo que puede recomendarse colocar un papel secante (tipo pañuelos desechables o papel higiénico) entre los dedos lo cual absorberá la humedad.

2. Corte de uñas: El corte de las uñas de los pies debe realizarse en forma cuidadosa, principalmente si se padece de enfermedades de la circulación o diabetes, lo cual predispone a infecciones. El corte debe ser recto, en forma cuadrada para evitar que las uñas se entierren y provoquen lesiones. De preferencia cada persona debe tener su propio cortauñas.

3. Vigilar el aspecto de las uñas: Las uñas de los pies deben observarse brillantes, de color rosado, y sin engrosamiento de las mismas.

Si se observan cambios en la coloración de las uñas, o alteraciones de algún tipo como aparición de líneas blancas, se debe acudir al dermatólogo para diagnosticar procesos infecciosos o algunos padecimientos de las uñas que requieran algún cuidado específico.

En este punto es importante destacar que la uña del quinto dedo del pie (dedo meñique), puede observarse diferente por el traumatismo del calzado.

4. Uso de crema: Es importante a igual que las otras zonas corporales, usar una crema en los pies, las cremas que habitualmente se recomiendan pueden contener agentes queratolíticos como la urea para evitar engrosamientos, y emolientes que normalmente contienen glicerina, manteca de Karite.

5. Uso de talcos: Para los pacientes que presenten sudoración excesiva, se recomienda utilizar talco en el pie y entre los dedos durante las noches y en el día; lo más recomendable, según Yánez, es aplicar en poca cantidad de talco en el calzado.

Si se es deportista, la dermatóloga indica que debe tenerse mayor cuidado en este aspecto y para esto recomienda tener varios pares de calzado y dar oportunidad de que se seque el sudor acumulado antes de volver a usarlos, así como invertir en el calzado adecuado para cada tipo de deporte que además ayudan a reducir lesiones que a la larga salen más caras que lo que cuesta un buen tenis o zapato.

6. Calzado: El calzado debe ser holgado, no apretado, sin abultamientos en la parte interna que puedan causar lesiones, asimismo debe de evitarse el uso prolongado de tacones, o zapatos puntiagudos, y se recomienda cambiar el calzado durante los días de la semana.

Asimismo la especialista recomienda evitar lavar los tenis a menos que sean 100% de tela, pues, si son de otros materiales debemos limpiarlos sólo por fuera porque de lo contrario favorecemos la acumulación de humedad que posteriormente pueden causarnos hongos.

Y de preferencia, la dermatóloga recomienda dejarlos bajo el sol 20 minutos cada 15 días, así si se está formando algún hongo en su interior ya no proliferará.

7. Calzado especial: En los enfermos con artritis, osteoartritis y diabetes mellitus o pacientes con alguna deformidad en los pies, el calzado debe ser más cuidado, incluso hay zapatos especiales para este tipo de enfermos que favorecen la buena salud de los pies y es altamente recomendado utilizarlos.

8. Pacientes con diabetes mellitus: Los pacientes con diabetes tienen una menor sensibilidad en los pies y una mayor predisposición a infecciones, por lo que ellos deben ser aún más cuidadosos en el aseo, el correcto corte de uñas, la verificación de la temperatura del agua con la que se asean los pies ya que pueden sufrir quemaduras y no darse cuenta por la pérdida de sensibilidad.

Del mismo modo deben observar los pies y acudir al médico si se presenta algún cambio de coloración , aparición de callosidades y nunca aplicar callicidas ni medicamentos sin prescripción médica.

9. En climas cálidos: Para los pacientes que viven en zonas cálidas o acostumbran usar calzado descubierto se recomienda aplicar un protector solar en la zona, ya que muchas veces se nos olvida y se puede presentar quemaduras en los pies.

10. Conocer nuestros pies: Se debe observar la coloración, vigilar la aparición de lunares, si ya se tienen vigilar si se presentan cambios en los lunares ya sea en la coloración, el crecimiento, la simetría, el abultamiento o irritación de los mismos. Es muy importante observar también el área entre los dedos. Si por algunas condiciones no se puede uno observar los pies se debe solicitar a una persona que haga esta vigilancia y en caso de observar cualquier anomalía acudir al médico.

(*) Dra. Claudia Andrea Yáñez Jacques
Dermatóloga
claudiayderma@gmail.com
 


Tags

Agregue su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada

Iniciar Sesión

Si todavía no tienes cuenta con nosotros:

Recupera tu cuenta

Sexo

Elige los temas que te interesan: