LOADING

Type to search

Dieta mediterránea, previene el Alzheimer

especiales

Dieta mediterránea, previene el Alzheimer

Share

La dieta mediterránea, basada en hojas verdes, verduras varias, frutas, pescado, aceite de olivo y aceitunas, además de que ayudan evitar la hipertensión y enfermedades de la circulación, son una excelente opción para prevenir el Alzheimer.

Así lo reveló en charla con sumedico.com el doctor Guillermo Avelino Storey, médico adscrito al Hospital de Troncoso del IMSS, al precisar que dichos alimentos son ricos en vitaminas B3, B12 , C y Omega 3, que actúan favorablemente en la parte cortical del cerebro que es la superior, la del raciocinio y el pensamiento,

Este tipo de dietas, apuntó, se han extendido y son recomendables a nivel médico, sobre todo porque permiten atender padecimientos sumamente graves, como es El Alzheimer el cual ha avanzado de manera significativa en México; en el año 2005 se registraba en 0.37 por ciento de la población, se estima que hacia el 2015 avance al 0.44 por ciento y en el 2030 el 0.55%.

Otros métodos de prevención y herramienta para desacelerar la enfermedad, agregó, son los juegos de inteligencia y conocimientos, como son el ajedrez y el crucigrama, entre otros, pues estos permiten la ejercitación constante del cerebro. 

El especialista explicó que el Alzheimer es la pérdida de las funciones cognoscitivas, inicia con la pérdida de la memoria de situaciones inmediatas, como apagar la estufa o qué  hizo un día anterior y comienzan también a perder objetos, como las llaves.

Los siguientes síntomas son las fallas de orientación y estados de confusión, por lo que es posible que olviden hacia dónde queda el domicilio particular, o se llega a  desconocer a personas con las que se convive cotidianamente, incluso a las más cercabas como el cónyuge o los hijos.

La enfermedad avanza y entonces se pierde la memoria también de  sucesos del pasado, hasta que el paciente se llega a desconocer a sí mismo, para luego olvidarse de comer, de ir al baño, de hacer todas las funciones básicas.

Avelino Storey remarcó que esta enfermedad se puede dividir en tres etapas, la de inicio es leve y  está relacionada a los trastornos de la memoria; en el segundo lapso se abandonan las actividades físicas.

El proceso de desarrollo del Alzheimer puede tardar hasta 10 años y llegar a la etapa final, en la que la persona está en un estado de abandono total, sin memoria alguna, no realiza ninguna actividad, ni controla los esfínteres. En este estado puede permanecer hasta 20 años, ello depende de los cuidados que le tenga la familia.

 Trastornos conductuales

 Los enfermos de Alzheimer suelen ser pasivos, sin embargo pueden llegar a presentar trastornos conductuales que los hagan agresivos, e incluso pueden llegar a agredir a sus familiares o personas que los cuidan.

Esto sobre todo cuando llega a sentir rechazo y si este es mayor, los pacientes pueden incluso registrar rasgos psicóticos.

Una de las mayores causas de esta enfermedad es la edad, prosiguió el médico del IMSS, los pacientes mayores de 65 años tienen un 10% de riesgo de tener la enfermedad, mientras que el riesgo se eleva a casi el 40% en los pacientes mayores de 85 años.

Y es precisamente en esta etapa donde las personas de la tercera edad enfrentan mayor abandono y soledad, lo que les puede hacer más irritables.

“Sin embargo –aclaró el doctor Avelino Storey-,   esto no quiere decir que vejez es igual a Alzheimer, el envejecimiento representa un riesgo mayor, pero no está directamente relacionado”.

Explicó que en una minoría de casos se puede presentar en edades menores a 60 años, cuando se produce por la aparición de mutaciones en los genes PSEN1, PSEN2 y APP. En este caso la enfermedad aparece en épocas tempranas de la vida y se transmite de padres a hijo.

Los antecedentes familiares también son un factor de riesgo, de forma que los individuos cuyos padres o abuelos han tenido demencia tienen más riesgo de desarrollarla, sin embargo la enfermedad se considera hereditaria en menos de un 1% de los casos. Conocer la predisposición puede ayudar a hacer un diagnóstico temprano y a encontrar tratamientos precoces, por lo que en un futuro puede tener gran utilidad.

Indicó que el genotipo de la apolipoproteina E (ApoE) es el más conocido y estudiado de todos. Tiene tres formas: una parece proteger a una persona de la enfermedad de Alzheimer, y otra parece que aumenta las probabilidades del desarrollo de la enfermedad.

 

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *