CARGANDO

Escribe para buscar

Descubren cómo funciona el gen de la obesidad

obesidad

Descubren cómo funciona el gen de la obesidad

Compartir

 De acuerdo con una investigación realizada por la University College de Londres (UCL), se ha descubierto el gen de la obesidad, y esto depende el FTO, según sea el tipo del gen la persona puede tener alto o bajo riesgo de padecer la enfermedad.

Para llegar a sus conclusiones, lo expertos analizaron como se comportaba la hormona de ghrelina, encargada de avisar cuando la persona tiene hambre, en el momento de comer en 20 diez hombres.

Los expertos hallaron que en las personas que tenían un riesgo mas alto de obesidad, luego de comer los niveles de esta hormona seguían muy elevados, frente a unos niveles inferiores en los hombres tenían un riesgo bajo.

Luego de obtener estas respuestas, se optó por realizar un par de pruebas separadas con escáneres cerebrales luego de haber finalizado la comida.

La prueba consistió en analizar las respuestas del cerebro al ver fotografías con alto y con bajo contenido calórico, y halló que quienes tenían el gen de alto riesgo veían siempre más atractivas las fotos de alimentos con alto contenido calórico.

La doctora Rachel Batterham, jefa del centro para la investigación de la obesidad del UCL, afirmó que el cerebro de esos participantes “se interesaba particularmente en cualquier alimento con un alto contenido calórico”.

La experta añadió que estaban “biológicamente programados para comer más”.

Ejercicio o fármacos pueden ayudar

De acuerdo con la especialista el ejercicio físico es excelente para reducir los niveles de ghrelina, y puede ayudarse también con algún tratamiento farmacológico que se enfoca en reducir los niveles de la hormona.

Batterham consideró que entender cómo el FTO afecta las posibilidades de tener sobrepeso podría ayudar a los pacientes, “además, los alimentos proteicos bajan más la ghrelina, así que cualquier cosa que la suprima puede ser más efectiva en pacientes con el FTO”, completó.

La investigadora señaló que esa mutación del FTO pudo ocurrir como un factor de supervivencia en el que era necesario incrementar de peso para poder sobrevivir al frío del invierno.

Steve Bloom, del Imperial College de Londres, señaló que “poco a poco estamos descubriendo los factores que nos hacen tener sobrepeso. Este trabajo no sólo demuestra cómo actúa un alto nivel de ghrelina, sino que además analiza los cambios en el cerebro asociados con su acción. Es un gran paso”.

El estudio, publicado en The Journal of Clinical Investigation, señaló que el FTO nivela la ghrelina, y que cada persona tiene dos copias de FTO de cada uno de sus progenitores, con la variable alto o bajo, y aquellos con copias dobles del gen de alto riesgo pueden ser 70% más propensos a ser obesos que aquellos que tienen las copias de bajo riesgo.  (con información de BBC)

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *