CARGANDO

Escribe para buscar

Depresión incrementa muerte neuronal

especiales

Depresión incrementa muerte neuronal

Compartir
A principios del siglo XXI, la Organización Mundial de la Salud pronosticaba que la depresión sería una de las principales causas de incapacidad en el mundo, situación que, gracias a las crisis económicas que se viven, comienza a volverse realidad. 
 
De acuerdo con especialistas, uno de los principales motivos por los que hay que estar alertas con la depresión es que quienes la padecen prefieren ocultarla por miedo a que los demás los consideren débiles, también porque detrás de ella pueden ocultarse problemas cardiopulmonares, gastrointestinales o ginecólogo-sexuales.
 
Los principales síntomas identificados de la depresión son:
  • Estado de ánimo triste, que hace sentir a la persona vacía o llorosa 
  • Disminución del interés en actividades placenteras
  • Pérdida o ganancia importante de peso sin causa que lo justifique 
  • Insomnio o hipersomnio, 
  • Fatiga o pérdida de energía
  • Sentimientos de culpa 
  • Dificultad para pensar, concentrarse y tomar decisiones 
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio
La depresión puede ser hasta 2 y 3 veces más frecuente en mujeres que en hombres, explica el doctor Luis Caballero, Jefe de sección del servicio de psiquiatría del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda, quien halla las posibles causas en que “los hombres son más propensos a las adicciones y el trastorno de personalidad antisocial, mientras las mujeres suelen ser más susceptibles a los trastornos afectivos (ansiedad, depresión), o de la conducta alimentaria”.
 
En este sentido, la depresión, de acuerdo con especialistas, afecta más a las mujeres porque éstas tienen una carga de trabajo que puede actuar como detonante de este trastorno, ya que en muchos casos tienen hijos que cuidar, o bien a adultos que tienen enfermedades crónicas y, como dice El libro blanco de la dependencia, hasta el 70 por ciento de estos cuidadores tienen cuadros de ansiedad o depresión.
 
El que la depresión sea también frecuente durante el embarazo tiene una razón, de acuerdo con la doctora Inmaculada Gilaberte, quien afirma que los estrógenos y sus variantes condicionan la aparición de la depresión, porque “la mujer ha de compaginar vida laboral con el papel de cuidadora, lo que supone un estrés mantenido, que es el antecedente común de la depresión”.
 
La especialista refiere también que, sin dudas, el estrés es un desencadenante típico de la depresión. 
 
En el mismo tenor, la gente “no sólo se deprime y tiene ansiedad quien no tiene trabajo, sobre todo si cuentan con antecedentes previos, sino también los que trabajan tienen ansiedad y síntomas afectivos por el miedo al despido y la sobrecarga laboral. La depresión en este momento es la segunda causa de baja laboral en nuestro país”, indicó el doctor Arbesu, del comité de técnico de redacción de la Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud.
 
Poca confiabilidad
 
A pesar de ser una patología, la depresión suele no ser entendida por los patrones de las personas que sufren de ella y son incapacitados para seguir trabajando, ya que no existen parámetros para medirla. 
 
“El problema en las bajas por depresión es que parecen una puerta donde de la gente se acoge, porque no hay un dato objetivo que determine si el paciente la padece o no y el diagnóstico se presta al fraude”, señala el doctor Vicente Gasull, miembro del Grupo de Trabajo de Salud Mental de Semergen, quien asegura que las mediciones son en base a lo que responda el trabajador y “si el paciente te dice que la depresión interfiere en su actividad familiar y laboral hay que darle la baja”, señaló.
 
En este sentido, los médicos coinciden en que son más los casos de depresiones sin diagnosticar que los fraudes. Cerca del 70 por ciento de los pacientes con depresión no reciben tratamiento. 
 
Por otro lado, los especialistas coinciden en que se debe tratar la depresión con seriedad y profundidad, ya que los estudios cerebrales más recientes señalan que “cuando una persona sufre una depresión, es como si por su cerebro pasara un huracán. Se incrementa la muerte neuronal, sobre todo en un área relacionada con la memoria, el aprendizaje y la regulación del estrés. Y cuanto más se tarde en tratar más le costará a esta estructura cerebral recuperarse. Los pacientes que tardan más en volver a la normalidad son más vulnerables al estrés y las recaídas”, como señaló la doctora Gilaberte.
 
Sin embargo, también existen avances en los tratamientos, cuya farmacología permite corregir las alteraciones que la depresión provoca en el cerebro, como señala el doctor Caballero, pero, enfatiza, “no hay que conformarse sólo con mejorar, el objetivo debe ser la remisión completa de los síntomas y una adaptación funcional del paciente semejante la que se tenía antes de la depresión”.
 
Finalmente, los especialistas refieren que estar triste no es suficiente para pensar que se está deprimido, por lo que es necesario hacer preguntas sobre los síntomas de los últimos 15 días, en donde al menos dos respuestas afirmativas indican un problema depresivo, por lo que es importante acudir con un médico:
 
1. ¿Se ha sentido con poca energía últimamente?
2. ¿Ha perdido el interés por las cosas?
3. ¿Ha perdido la confianza en sí mismo?
4. ¿Se ha sentido desesperanzado?
5. Si hay respuesta positiva a cualquiera de las preguntas anteriores, continuar
6. ¿Ha tenido dificultades para concentrarse?
7. ¿Ha perdido peso a causa de su falta de apetito?
8. ¿Se despierta demasiado temprano?
9. ¿Se nota más lento de lo habitual?
(Con información de ABC)
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *