CARGANDO

Escribe para buscar

Corrigen error en etiquetado de alimentos

obesidad

Corrigen error en etiquetado de alimentos

Compartir
La Secretaría de Salud de México informó que hará una corrección a los nuevos lineamientos o reglas para etiquetar alimentos y bebidas procesados, los cuales deben ser incluidos en los productos de toda la industria de alimentos en el primer semestre de 2015.
 
La corrección consiste en eliminar la palabra  “recomendada” en el renglón donde se informa la cantidad de azúcar que puede consumir cada día una persona sin causar daños a su salud.
 
Esta palabra puede provocar confusión entre los consumidores, según explicó el Comisionado Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios, Mikel Arriola Peñalosa, en conferencia de prensa en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMyNSZ).
 
“Ha habido muchas inquietudes sobre esta reforma en los últimos meses. Se dice que la COFEPRIS, en materia de etiquetado emitió una recomendación sobre ingesta de azúcar. Hay que aclarar hoy que la política pública en materia de etiquetado no es una recomendación. El objetivo de un etiquetado es establecer el contenido total del producto y el porcentaje que representa ese producto en una dieta diaria”, indicó Arriola Peñalosa.
 
“En los lineamientos que se emitieron en el primer trimestre de 2014, para detallar las obligaciones que acompañaban al decreto se incluyó una frase que decía ‘porcentaje de los nutrimentos diarios recomendado’. Esa palabra, sin duda, ha generado confusión y por eso, el día de hoy 15 de julio de 2014, se inició el proceso de modificación de los lineamientos para eliminar la palabra ‘recomendados’ y dejar atrás ese debate de que la Secretaría de Salud o la COFEPRIS estén recomendando la ingesta de determinado porcentaje de un producto. Se elimina esa palabra y seguimos adelante”, dijo el Comisionado Federal.
 
Más adelante, a pregunta de SUMÉDICO, el comisionado explicó que el proceso de modificación de los lineamientos de etiquetado para eliminar la palabra “recomendado”.
 
“¿Cómo funciona la modificación que se envió hoy? El reglamento que se modificó en el mes de febrero por un decreto presidencial faculta a la COFEPRIS para emitir lineamientos respecto a la implementación de las medidas de etiquetado. En ese sentido la COFEPRIS emite una modificación a la palabra o al enunciado, quitando la palabra ‘recomendado’ y haciendo énfasis en que la Comisión no emite recomendaciones, ni el gobierno y eso se envía a consulta pública. El encargado de la consulta pública. El encargado de la consulta pública, conforme a la Ley Federal de Proceso Administrativo es la COFEMER, que emitirá el dictamen de no impacto o de impacto regulatorio y una vez que eso suceda, el cambio se publica en el Diario Oficial de la Federación”, informó Mikel Arriola.
 
Sello Nutrimental
El mismo titular de la COFEPRIS aclaró que el gobierno mexicano creó una nueva medida que es el Sello Nutrimental, en vigor desde el 16 de abril de 2014, que se puede otorgar a aquellos productos alimenticios que han demostrado en laboratorio tener alto valor nutrimental. Subrayó que el Sello Nutrimental no será otorgado, “en ningún caso y bajo ninguna circunstancia a refrescos, chocolates, confituras ni botanas, toda vez que son productos de alta densidad calórica”.
 
El incremento del sobrepeso, la obesidad y la diabetes  preocupa al gobierno y a la sociedad mexicana debido a su acelerado aumento. 
 
En la Encuesta Nacional de Nutrición de 2012 se identificó que existen 10 millones 800 mil mexicanos con diabetes, que requieren gastar aproximadamente 9 mil 400 pesos anuales en medicamentos, en promedio. Pero además, entre ese grupo de personas con diabetes hay un número cercano a los 100 mil que ya presenta daño en los riñones y debe ser sometido a diálisis varias veces a la semana, lo que implica un gasto de 117 mil 833 pesos anuales, en promedio, según cifras de la Secretaría de Salud.
 
Si no se controla el avance de la obesidad, el sobrepeso y la diabetes, la esperanza de vida promedio de los mexicanos se reducirá de los actuales 75 años a sólo 68 años.
ONGs responden
 
Ante el anuncio de la corrección en los lineamientos de etiquetado, organismos no gubernamentales reconocieron la modificación de la palabra “recomendación” como un paso importante para que los consumidores tomen mejores decisiones sobre los productos que consumen, pero insistieron en que aún hay otros aspectos de las reglas de etiquetado que se pueden corregir.
 
La Alianza por la Salud Alimentaria había denunciado en diferentes  foros y conferencias que la manera como había quedado el etiquetado frontal obligatorio para alimentos y bebidas representa un riesgo para la salud pública de los mexicanos al establecer una “recomendación” de consumo diario de azúcar equivalente a 90 gramos (18 cucharadas cafeteras) cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda el consumo de este ingrediente y establece un máximo tolerable de 50 gramos (10 cucharadas) y ha puesto a consulta reducirlo a 25 gramos (5 cucharadas).
 
“La decisión de retirar la palabra recomendación para la ingesta de azúcar en el etiquetado frontal es un paso importante y un reconocimiento por parte de la Secretaría de Salud de que era insostenible mantener ese criterio. La propia COFEPRIS, ante nuestras críticas, señaló que sus criterios estaban de acuerdo con los de la OMS. Con la ratificación se reconocen las mentiras de COFEPRIS presentes en boletines de esta dependencia”, señaló Xaviera Cabada, coordinadora del Área de Salud Alimentaria de El Poder del Consumidor (EPC).
 
También se hizo una referencia a la declaración de la Secretaría de Salud de que ningún producto alto en calorías podrá ostentar el distintivo o sello nutrimental. Esta declaración responde también a las observaciones realizadas por la Alianza por la Salud Alimentaria respecto a los criterios establecidos para que los productos puedan portar este sello nutrimental, en especial al hecho de que alimentos y bebidas que han sido gravadas con un impuesto por contribuir al sobrepeso y la obesidad cumplan con estos criterios.
 
“Aunque la Secretaría de Salud no ha sido específica al respecto, esta rectificación debe significar que, al menos, los productos gravados por el impuesto no podrán ostentar el sello nutrimental ni publicitarse en horarios infantiles. Una incongruencia que era también insostenible”, afirmó Katia García, investigadora en  Salud Alimentaria de EPC.
 
“Las rectificaciones presentadas por la Secretaría de Salud en relación a los criterios de etiquetado frontal y sello nutrimental son bienvenidas, sin embargo, es necesario señalar que el tipo de etiquetado frontal elegido no es entendible por los consumidores mexicanos y que los criterios para el sello nutrimental y la publicidad dirigida a la infancia son extremadamente débiles. 
 
“Lo que tenemos es una rectificación de criterios absurdos e insostenibles que veníamos denunciando, pero si realmente queremos combatir el ambiente obesigénico necesitamos replantear el etiquetado frontal y los criterios del sello nutrimental y la publicidad dirigida a la infancia. Es urgente contar con criterios elaborados libres de conflicto de interés en procesos abiertos con la participación de los expertos no por las grandes empresas de alimentos como ha ocurrido con COFEPRIS”, señaló Alejandro Calvillo, director de EPC.
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *