CARGANDO

Escribe para buscar

Corazón de mujeres es más resistente

Corazón

Corazón de mujeres es más resistente

Compartir

Las mujeres tienen una protección biológica mayor ante las enfermedades cardiovasculares y además tienen una capacidad única para regenerar el músculo cardiaco, señalan diferentes estudios que señalan también que el corazón de hombres y mujeres es diferente.

 
Para comprobar esto, investigadores de la Universidad Europea de Madrid y del Hospital Universitario Gregorio Marañón en España, tomaron como base los resultados de 31 estudios para analizar la relación entre el género y la supervivencia de 40 mil pacientes con insuficiencia cardiaca.
 
El estudio llamado MAGGIC, mostró al principio que la tasa de mortalidad de ambos sexos era similar, pero al ajustar datos como edad, función sistólica del ventrículo izquierdo, la etiología y la diabetes, se dieron cuenta que los hombres registraban un 31 % más de riesgo de morir por insuficiencia cardiaca que las mujeres.
 
Sin depender de los factores, las mujeres con insuficiencia cardiaca viven más que los hombres, señala Manuel Martínez Sellés, de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y responsable de la dirección del estudio.
 
Aunque aún se estudia por qué el corazón femenino es más resistente, la primera conclusión es que el lado derecho del corazón de la mujer (el ventrículo derecho), responde mejor que el de los hombres, pues el fallo se produce más tarde.
 
Los expertos señalan también que existen dos motivos biológicos que hacen que el músculo cardiaco de la mujer sea más fuerte: los estrógenos que son las hormonas responsables de las características sexuales de la mujer (el ciclo menstrual, el desarrollo de las mamas, etc), y que la protegen de enfermedades cardiacas hasta después de la menopausia, etapa en la que disminuyen y en la que empieza a presentar hipertensión, diabetes, alteración en el peso, factores que incrementan su riesgo cardiovascular. 
 
El otro factor protector es el embarazo, porque las mujeres son capaces de soportar una situación de estrés tan extrema que produce cambios en la anatomía y la fisiología del corazón.
Durante la gestación, señala Martínez Sellés, la mujer experimenta una elevación de la frecuencia cardiaca, los volúmenes sanguíneo y ventricular, del gasto cardiaco y una hipertrofia ventricular.
 
Estos cambios, que se mantienen al menos un año, son similares a los que experimenta un deportista, por eso los expertos equiparan el embarazo con un entrenamiento en el que la mujer prepara el corazón para resistir situaciones de estrés extremo.
 
Es por eso que algunos científicos trabajan actualmente en el desarrollo de fármacos a partir de las hormonas femeninas para un posible tratamiento para la insuficiencia cardiaca. (Con información de abc.es)
 

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *