CARGANDO

Escribe para buscar

¿Cómo es vivir con endometriosis?

De Mujeres Salud y prevención

¿Cómo es vivir con endometriosis?

Compartir

La endometriosis es una enfermedad que se caracteriza por períodos menstruales difíciles e intensos así como fuertes cólicos y dolor al tener relaciones sexuales o al ir al baño; sin embargo, aún no se habla mucho de ella.

Este padecimiento afecta al 10% de las mujeres entre los 28 y 32 años, y se le conoce como la enfermedad del silencio debido a que es difícil de diagnosticar.

La ginecóloga del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, Alicia Hernández, explica que la endometriosis ocurre cuando se forma un tejido endometrial fuera del útero y que los síntomas, varían en cada persona, pues dependen del avance de la enfermedad.

“Existen estudios que confirman que pueden pasar hasta 8 años para diagnosticar la enfermedad. Los dolores en estos casos, no son los habituales y tienen otra localización, por lo que la paciente acude a múltiples especialistas diferentes hasta que llega al ginecólogo. Además, el hecho de que uno de los síntomas sea dolor durante la regla, se ha considerado en nuestra población como ‘algo normal y típico de la mujer’, cuando realmente la regla no tiene porque doler tanto”, señala.

Añadió que actualmente se está avanzando mucho en la investigación de biomarcadores e inmunomodulares para que ayuden a realizar un diagnóstico más oportuno de la enfermedad y de esta manera, administrar el tratamiento.

Asimismo, indica que es necesario ahondar más sobre las causas ya que hay muchas teorías pero nada confirmado.

“La teoría más ampliamente aceptada es la de la menstruación retrógrada, es decir, que el tejido endometrial sale a través de las trompas de falopio y cae en la cavidad abdominal, donde empieza a crecer”, dice.

Un sector que es vulnerable a padecer endometriosis, son las mujeres que tienen alteraciones en su sistema inmune, ya que predispone al crecimiento de ese tejido endometrial ectópico.

Entre los efectos de la endometriosis se encuentra la infertilidad ya que entre  el 30 y 40% se relaciona con el padecimiento, así como el abandono de las relaciones sexuales debido a la incomodidad que se tiene. De igual manera, se afecta la vida social, ya que el dolor y la fatiga crónica, impiden realizar las actividades cotidianas sociales y laborales.

Hasta ahora, la ginecóloga indica que los tratamientos son hormonales, por lo que enfatiza la necesidad de innovar en ellos

“Los tratamientos disminuyen el dolor a expensas de retirar la menstruación, aunque la cirugía que en muchas ocasiones es el tratamiento definitivo. A veces, son necesarios otros tipos de tratamientos, como por ejemplos bloqueos de nervios pélvicos”, subraya.

(Con información de El País)

Tags:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *