CARGANDO

Escribe para buscar

Atleta paralímpica desiste de la eutanasia

Juegos Paralímpicos

Atleta paralímpica desiste de la eutanasia

Compartir

Meses atrás se dio a conocer que la atleta paralímpica belga Marieke Vervoort pediría la eutanasia tras terminar los Juegos Paralímpicos debido a la enfermedad degenerativa que padece.

Ahora declaró que tiene claro que lo hará cuando llegue el momento y que sólo desea centrarse en vivir día a día.

“Mucha gente piensa que quiero la muerte pero vivo en dolor y necesito todo el día una persona que me ayude. Quiero vivir cada pequeño momento. No quiero la eutanasia tras Río, vivo día por día, y cuando sea el momento será”, declaró.

Vervoort reitera que este no es el final de la eutanasia, ya que esos papeles los firmó hace ocho años, sino busca centrarse en su familia y amigos, así como dar charlas motivacionales.

“Cuando no quiera vivir, tengo mis papeles, pero no sé cuándo”, reiteró.

Sobre su participación en Río, señaló que es muy especial porque ama al deporte y las personas que están ahí, aunque es muy difícil entrenar seis días a la semana.

Serán sus últimos juegos

Aunque dejó claro que no pedirá la eutanasia por ahora, Marieke si enfatizó que estas serán sus últimas competencias.

“No, no, después de Río dejo de competir. Llevo años con mucho, mucho dolor, cada vez es más difícil. Tras la Ceremonia de Inauguración solo dormí una hora. Aquí quiero competir muy, muy fuerte y después acabar”, confiesa.

El fin de semana compitió en la carrera de 400 metros lisos en silla de ruedas, en donde obtuvo medalla de plata., lo que la lleno de orgullo aunque también de tristeza.

“Claro que siento ‘Sí, he ganado una medalla de plata’, pero este metal tiene otra cara, la del sufrimiento y la de decir adiós al deporte. Porque amo el deporte, el deporte es mi vida”, declaró.

Su historia

A causa de la enfermedad que padece, Marieke tiene la mitad inferior del cuerpo paralizado, una visión reducida del 20%, dolores que le impiden dormir y tarda más tiempo en recuperarse. Todo comenzó cuando tenía 14 años.

“Es una batalla constante. Veo mal, apenas un 20% y tengo ataques epilépticos. ¿Qué vendrá ahora?”, dijo.

Además de su enfermedad, se h enfrentado a dos fuertes accidentes: uno durante una competencia y el otro en su casa, cuando sufrió un ataque epiléptico que le provoco derramarse agua hirviendo sobre sus piernas. Aún así, jamás se detuvo.

“!Believe you can! ¡Cuando quieres, tú puedes! ¡Don’t give up, no te rindas!”, subraya.

(Con información de 20 minutos y El País)

Tags:

También podría gustarte

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *