LOADING

Type to search

¿Complicaciones en el embarazo?

Sin categoría

¿Complicaciones en el embarazo?

Share

Anteriormente, la ginecología y la obstetricia trabajaban por separado. El ginecólogo supervisaba todo lo relacionado a la salud de la mujer y el obstetra se ocupaba del embarazo, parto y puerperio, incluido lo relacionado a aspectos psicológicos y sociales de la maternidad.

Pero hoy es diferente, la ginecología y la obstetricia se han unido, explica el doctor José Obeid Layón, especialista egresado del Instituto Nacional de Perinatología, el  objetivo es atender la salud en general de la mujer y dar seguimiento al embarazo desde el primer momento.

México, aseguró, se encuentra a la vanguardia en Ginecobstetricia y sus expertos tienen reconocimiento a nivel mundial, pues esta especialidad se ha impulsado en el país desde la creación en 1921 de la clínica “La Casa del Periodista”, la cual se transformó en 1974 en el Instituto Nacional de Perinatología, donde cuentan con tecnología de  vanguardia para atender complicaciones en el parto. Esta cultura, se ha extendido a prácticamente todos los hospitales públicos y privados.

Y esto es de suma importancia, pues si bien son pocos los riesgos en el parto, sobre todo si hay una debida atención ginecobstetra, las autoridades médicas recomiendan que las parejas –en especial la mamá- tengan conocimiento de las complicaciones, las cuales van desde leves a muy graves y hasta mortales, entre estas se encuentran:

Parto Prematuro

Comienza antes de la semana 37, e incluso pasadas sólo 20 semanas. La mamá debe tener una estrecha comunicación con el médico y solicitarle que le informe los signos de parto prematuro, así como información sobre lo que debes hacer si experimenta estos síntomas.

Aproximadamente el 10% de las mujeres experimentan trabajo de parto prematuro. Esto aumenta los riesgos para el bebé, incluso si acaba de nacer un par de semanas antes de tiempo.

Placenta

Muchos de los problemas de la placenta se conocen antes del nacimiento. Los problemas con la placenta también pueden suceder una vez que se inicia el trabajo de parto.

Puedes sufrir de la placenta que cubre la totalidad o una parte del cuello del útero (placenta previa), tu placenta se puede rajar lejos de la pared uterina demasiado pronto (desprendimiento placentario / abrupto) o puede crecer a través del tejido de revestimiento de tu útero. Todos estos son más comunes después de la cirugía uterina, al igual que una cesárea. Estos problemas pueden causar hemorragia materna o fetal, por lo que se puede presentar la pérdida de sangre o de muerte para la madre o el bebé.

Hemorragias

La hemorragia postparto es el sangrado excesivo después del parto. Esto es más común con una cesárea, pero también puede ocurrir después de un parto vaginal. Hay ciertos factores que hacen que sea más probable, tales como:

  • Los embarazos múltiples (gemelos, etc.)
  • Mas de 5 nacimientos anteriores
  • La inducción del trabajo de parto

Para prevenir este riesgo, es necesario que la mujer hable con su especialista respecto a cómo manejar el sangrado en el período posparto. La mayoría toma en cuenta el masaje uterino, después los medicamentos y, por último, la cirugía para eliminar la placenta, el revestimiento uterino y, en el peor de los casos, el útero.

Sufrimiento fetal

El sufrimiento fetal puede ser causado por complicaciones con el cordón umbilical, como que se enrede en el cuello u otra parte del cuerpo del bebé; la infección y la inducción.

Esta es una de las razones por las que la vigilancia fetal se utiliza en el trabajo de parto. Ninguno de estos son indicadores absolutos, es la razón por la que hay otras pruebas utilizadas, incluido el pH del cuero cabelludo fetal, toma de muestras y la utilización de la monitorización fetal interna. Si el nacimiento no es inminente, se recurre a la cesárea para acelerar el nacimiento.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *